El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Volver al menú : Sobre la Kábala

¿Qué son los Kliphos?

 
  ¿Qué es la Kábala?
  ¿Dónde nace la Kábala?
  ¿Qué son los Kliphos?
  ¿Kábala y Numerología?
  ¿Qué son los Sephirots?
  ¿Qué es el Tarot?
  ¿Qué es Urgencia Interior?
  ¿Qué es Tónica Fundamental?
  ¿Existe una Kábala práctica?
  ¿Kábala y Alquimia?
 

Así, por ejemplo, la Cábala nos habla de los Sephirotes y de sus virtudes, pero también nos habla de los “Kliphos” que no son otra cosa que los Sephirotes invertidos, las antítesis de las virtudes que personifican los Sephirotes, el anverso de la medalla.

Nos encontramos aquí, en el MUNDO FÍSICO, en el Sephirote caído, en MALKUTH.

Aquí estamos: Estudiando, preparándonos, trabajando, pero

Malkuth no es solamente el Mundo Físico. Recordemos que en el interior de la Tierra, en las INFRADIMENSIONES, están los KLIPHOS y éstos son de Malkuth.

Existen Nueve Infradimensiones, sabiamente simbolizadas por el Dante en “La Divina Comedia”; en esas Nueve Infradimensiones involucionan distintos seres humanos. Muchos entran al Reino de los Kliphos (por su exagerada perversidad) antes de haber concluido su ciclo de manifestación, mas hay otros que entran al Reino de los Kliphos porque su tiempo se ha vencido.

Se nos ha dicho (y es verdad) que a cada uno de nos se le asignan 108 EXISTENCIAS, que realizado o cumplido el Ciclo de Manifestación, DESCENDEMOS EN EL MUNDO DE LOS KLIPHOS, aunque no seamos malos ni perversos.

Conozco por ahí a alguien, cuyo nombre no menciono, que vive todavía sobre la faz de la Tierra, que aún tiene en sus ojos la suave luz del día. Es un buen hijo y estudia medicina; sus padres lo quieren. Hace poco tuvo un accidente de tránsito, fue arrollado por un automóvil, y fue entonces cuando se me ocurrió investigarle en las Regiones del Mundo Invisible.

Ciertamente, le hallé (y en nombre de la verdad lo digo), no en las Zonas Superiores del Mundo Tridimensional, ¡no!, sino en el mundo de los Kliphos, en la Primera Esfera que le diríamos “Sublunar”, en el Primer Círculo Dantesco. “¿Cómo –se me diría–, si aún vive?” Sí, es cierto, pero llegó a las 108 existencias y aunque sea un buen hijo, un buen ciudadano, su ciclo de manifestación ha concluido y como quiera que en ninguna de sus existencias pasadas hizo nada por su propia Autorrealización, la Rueda giró (la Rueda del Samsara) y ahora involuciona en el Reino Mineral sumergido...

Conozco a otra persona (una dama); vive todavía sobre la faz de la Tierra, pero ya mora en el Tercer Círculo Dantesco. Obviamente, ella abusó de la Energía Creadora del Tercer Logos y se fue por el Camino Negro. Cuando desencarne, continuará su vida en esa región, en el Tercer Círculo.

Otra hay que está en el Círculo Quinto, pero ya desencarnó, y existen criaturas tan perversas que al dejar el cuerpo penetran de inmediato en el Noveno Círculo.

¿Qué diríamos nosotros de esos extorsionadores, de esos asesinos que raptan personas y luego cobran su rescate y hasta las asesinan, tal como leemos en las noticias que la prensa nos ha dado y que sigue dando en todos los países del mundo? Monstruos de esa clase son, incuestionablemente, candidatos para el Noveno Círculo.

¿Sería posible que a través de sucesivos nacimientos (como lo enfatizan tanto los miembros de las distintas instituciones Pseudo-Esotéricas y Pseudo-Ocultistas), evolucionaran las criaturas hasta la Liberación Final? ¡Obviamente que no! Porque está demostrado (y los hechos lo están diciendo) que en vez de evolucionar hemos involucionado.

Si echan ustedes un vistazo al panorama actual de la humanidad, pueden ustedes advertir esto en esos millones de seres que pueblan la faz de la Tierra. ¿Son acaso, esas multitudes, puras y bellas? ¿Son, esos, los inocentes de la antigua Arcadia? ¿Son, esos, aquéllos que adoraban al Sol y a los Espíritus de la Mañana, en las épocas en que nuestra Tierra era hermosa en todo su esplendor? ¿Creen ustedes que estos que viven ahora podrían entrar en el Edén? ¿Dónde están las perfecciones de todos estos millones de seres? No las hemos encontrado, ¿verdad? ¿Y es eso “evolución? ¡Realmente se ha involucionado!

En general, mis caros hermanos, todo por esta época es tinieblas profundas: Ángeles caídos, Santuarios profanados, Iniciados vencidos, dolor, amargura...

¿Podría decirse que esto es Evolución? ¡No! Si hasta los grandes se han caído, ¿qué se diría de aquéllos que no han llegado jamás a Hierofantes ni nada por el estilo? ¿Qué se dirá de todas esas multitudes, de todo ese abigarrado conjunto de personas que van y vienen por estas calles de Dios? ¡Cumplen su Destino, terminan su ciclo de manifestación y van a los Mundos de los Kliphos para el bien de ellos y para el bien de todos!

Mas, ¿qué suerte nos aguardaría si no se hundieran para siempre los perdidos en el Mundo de los Kliphos? Imagínense ustedes: Si no hubiera un Principio Superior, si una Fuerza natural no desintegrara el “sí mismo”, el “Yo”, si se le permitiera crecer, ¿a dónde se llegaría?

Afortunadamente la Rueda gira incesantemente: Cuando uno no se ha Autorrealizado, desciende entre las entrañas de la Tierra para su bien, porque en última instancia lo que quiere la Divinidad es nuestro bien.

Al descender a tales regiones sufrimos, es verdad, pero después de la MUERTE SEGUNDA salimos de allí puros, inocentes y hermosos, para entrar en el “Paraíso” (sí, en los Paraísos Elementales del Mundo de Yesod, del Mundo Etérico) y para REINICIAR una nueva jornada COMO SIMPLES ELEMENTALES como Gnomos del Reino Mineral...

 
 

Ir arriba